Como pasa el tiempo...

Hola soy Mar, fundadora de este bonito proyecto llamado Durga Ma.

Recuerdo como si fuera ayer la época en la que empecé hacer Yoga en Shanti, trabajaba a tiempo completo y era mamá de dos niños pequeños, más o menos creía que mi propósito en la vida lo había conseguido, pero algo dentro de mi me decía que no.

Realmente vivía siempre proyectándome en el futuro, mi día a día no lo disfrutaba, hacía las cosas sencillas y cotidianas de una forma monótona, trataba de agradar a todo lo que me rodeaba… Una situación bastante frustrante y confusa, dándome cuenta de que había sido madre y que mi maternidad la vivía estresada, mis niños se hacían mayores y esos años ya no los volvería a recuperar.

Una gran amiga yogui me dijo un día: “Cuando algo te estrese… Para y Respira”, yo le dije: “¿Y cómo hago eso?” bastante sorprendida con la facilidad que lo decía, ella con una leve sonrisa me hizo de las mejores recomendaciones de mi vida… apuntarme a clases de Yoga.

Reconozco que desde la primera práctica, lo mío fue “amor al yoga a primera vista”, necesitaba un momento en el día para poder “resetearme “, descargar tensión física de mi cuerpo contracturado y tensión a nivel mental, olvidarme del mundo externo y poder relajarme recuperar energía para poder continuar de una manera más tranquila y eficiente, hacer realmente una pausa en el día un espacio en el que nada ni nadie pudiera interrumpir ese momento.

A partir de ese momento aprendí a conocer mi cuerpo, mi mente, mis emociones… aprendí amarme y amar a lo demás de verdad, y es a través de la práctica de Yoga como quiero facilitar toda mi experiencia, formación y pasión.

Me queda mucho por aprender de mí y del mundo que me rodea, ahora estoy en paz y abierta a la vida, tan agradecida que no me podía quedar esta hermosa flor en mi corazón.

Tras mi viaje a India a la cuna del yoga, nació El Centro de Yoga “durga ma” en Salamanca, desplegando todos los atributos que tiene esta maravillosa diosa desplegando también su parte amorosa, maternal, acogiendo, sostenido, acompañando, disfrutando de esta maravillosa ciencia del Yoga.